twitter


Guía para la elaboración de una

MONOGRAFÍA    Prof. Juan Lipiante



Esta guía recoge pautas aceptadas por una gran cantidad de investigadores sobre el método monográfico. Su seguimiento facilitará la lectura y comprensión de los trabajos que son sometidos a la corrección del facilitador, a la atención del crítico y del lector que le interesa el tema. Se trata de familiarizar a los activadores con algunas convenciones usuales en el campo de la literatura científica y que son útiles para la presentación de investigaciones pequeñas que requieren de un plan de trabajo. Como metodología puede orientar al activador en la estructura que desee darle a su monografía.



¿Qué es una monografía?

Podríamos decir que se trata de un documento de extensión variable elaborado sobre un tema determi-nado desde una perspectiva que respeta las convenciones de la disciplina que se trata y siguiendo en lo posible los pasos de la actividad científica.



El “trabajo monográfico posee las siguientes características:

 Un solo asunto

 No exige originalidad (excepto para el caso de la tesis)

 Trabajo escrito, sistemático y completo

 Tema específico o particular de una ciencia

 Tratamiento exhaustivo y profundo

 Rigor en el uso del método científico

 Contribución importante, original y personal para la ciencia

(Alvarenga y Rosa, 1991:11).



Sólo que no hay que confundir monografía y tesis. Tesis quiere decir `posición´; el que escribe asume una postura, toma una actitud. La monografía, en cambio, es más humilde, se trata de un "escrito sobre una sola cosa" y esa cosa es el tema. Resumir, aclarar o desarrollar: eso es lo que propiamente se llama monografía.



Pero no se trata de hacer una presentación de citas textuales; la cita debe confirmar o sustentar lo di-cho. Luego hay que explicar con palabras propias lo que el autor considerado explica o quiere transmitir.



No será por tanto monografía –concluye Aramburu- una recopilación de lo escrito, sino que se pretende que sea en esencia un trabajo de análisis que puede ser que:

 Agregue algo a lo ya escrito

 Llene un vacío no considerado en la bibliografía

 Argumente la postura contraria de la que surja de otros comentarios

 Aplique un enfoque ya publicado a una nueva situación.



1. La elección del tema

La elección del tema supone considerar algunas pautas según el criterio que utilicemos para elegir el tema:

 Delimitación. La primera condición es elegir un tema que sea delimitable, por ejemplo, evitar temas como “la contaminación de la Tierra”. Cuanto más delimitado sea el objeto de estudio elegido, mejor circunscripta estará la bibliografía y más concretas serán las cuestiones que se nos presenten a resolver; por lo mismo, mayores serán las posibilidades de conseguirlo.

 Realista. El tema debe ser realista en función de la bibliografía disponib le y al alcance del inte-resado; a la vez por ubicación física y por limitaciones en la complejidad o en el idioma en que viene dada.

 Interesante. Aunque parezca obvio para algunos o novedoso para otros, el tema debe interesar y agradar al autor: no se trata de cumplir un castigo sino de hacer un trabajo, y no son antagóni-cos los términos de trabajo e interesante.

 Focalización. La monografía debería analizar un tema específico, con sus aspectos particulares y su concatenación que pueden sacarse de artículos publicados en revistas especializadas o, inclusive, de los artículos periodísticos que reflejan la realidad. También se pueden consultar páginas web especializadas.

 Dominio metodológico. El autor debe estar en condiciones de dominar la metodología propia del tema a tratar. Sería inútil hacer un trabajo sobre un tema donde no se conocen las técnicas elementales, y que sean propio de las ciencias sociales, por ejemplo .



2. El plan de trabajo

Consiste en definir los pasos para hacer la monografía sobre el tema elegido, y será la principal referen-cia que orientará el quehacer investigativo, siendo necesario algunos pasos:

 Hacer la investigación preliminar y confeccionar la bibliografía que sobre el tema escogido exis-te.

 Luego de hecha esta constatación, dividirla entre la que está disponible para realizar la mono-grafía y la que no es fácil de obtener, es decir, tomar conciencia de los libros que puedo alcan-zar y de los que no puedo.

 En función de los pasos anteriores, diseñar el plan de trabajo que ha de seguirseen adelante.

 Concretar el plan para llevar a buen fin la elaboración de la monografía.

 Finalmente, escribir la monografía .



El plan de trabajo que se proponga individualmente o en grupo, constituye el primer trabajo práctico desarrollado por los activadores. Aunque ningún plan es perfecto (y por lo mismo su seguimiento debe contemplar el apartarse de él cuando no se adecue a lo que se pretende que solucione), una buena planificación permite trabajar con mayor rapidez evitando las desviaciones que impiden perder de vista la unidad que la monografía exige y sirve para una mejor comunicación con quienes supervisan la mo-nografía o están dispuestos a dar una mano en su confección (o hacen ambas cosas a la vez).



El plan debe ser una guía (como su nombre lo indica) para el trabajo que se va a desarrollar, de modo que es importante tenerlo bien presente desde el momento mismo en que nos ponemos a trabajar. Un plan bien diseñado y seguido con cuidado, hace que el trabajo que uno emprende rinda mucho más de lo que rendiría el buscar las cosas sin seguir un hilo conductor. Básicamente, el plan de la monografía es la estructura que hayamos elegido darle a nuestro trabajo. A ella debe agregársele antes un pequeño párrafo que establezca: 1) la cuestión principal, 2) la importancia que le asignamos al tema, 3) las hipó-tesis desde las que se es parte. Luego, la bibliografía que se piensa utilizar.



3. La estructura de la monografía

El trabajo que estamos considerando, debería consistir en un análisis actual de la temática; por lo que su estructura debería ser adecuada al tema o el método. En principio, algo dividido en tres partes formales, con una introducción, que debe conseguir captar la atención del lector, indicar la tesis y delinear la organización del trabajo. El cuerpo debe presentar los capítulos o partes que a su vez, estarán divididos en secciones o subsecciones si es necesario, en los cuales lo más importante sea el análisis actual, que es distinto de la información histórica o de fondo. Por último, la conclusión o parte final, es un resumen de los puntos principales e indicación de la importancia de los hallazgos o conclusiones parciales.



La estructura, entonces, debe responder a la lógica de lo que se quiere decir sobre el tema, aunque también puede admitir algunas variantes en la estructura, ésta no debiera entorpecer el objetivo de la monografía. A continuación revisaremos algunos núcleos importantes:



3.1. Etapas de producción del trabajo monográfico

El estudiante debería contemplar algunas fases en la realización de un trabajo monográfico, según Abreu Gonçalves (2004:18-22), éstas son:

 Selección y definición del tema. Es decir, lo que se quiere investigar, su contribución para el área en que se inserta y de lo que se trata específicamente.

 Delimitación del tema . Responde al interés temático, en qué consiste, sudelimitación temporal y espacial, como se realizará y si existen suficientes fuentes de consulta.

 Realización de la investigación bibliográfica. Interesa la referencia teórica, lo que ha de ser prio-rizada en las lecturas y cómo será fichado el material revisado.

 Realización de la investigación de campo, documental o experimental. Lo que será investigado, los instrumentos que serán elaborados para la investigación y la recolección de datos, las técni-cas o métodos y cómo serán abordados los problemas en la investigación.

 Elaboración del plan de trabajo . La distribución en capítulos o partes, la secuencia lógica o cronológica del asunto.

 Determinación del perfil esquemático del trabajo. Los tópicos que serán desarrollados, las sub-divisiones que tendrán los capítulos o partes, secciones o subsecciones.

 Redacción previa del trabajo . Lo que debe contener, como redactar la primera versión, lo que debería ser considerado en el primer momento o el segundo momento.

 Revisión del contenido y la forma . La corrección del vocabulario, la ortografía y la concordancia. El texto posee un estilo, la organización lógica de la argumentación debe ser clara. Existencia de coherencia entre los capítulos o las partes y las secciones o subsecciones.



3.2. Organización del texto

Toda monografía debería considerar los siguientes componentes:



 Introducción Es la parte inicial del texto, en la cual el asunto abordado es presentado junta-mente con sus objetivos, problema de la investigación, hipótesis y su situación en el contexto en que se encuentra descrito en la justificación de selección, relevancia y contribución para el área en que se inserta. También son presentados los procedimientos metodológicos (métodos, técnicas, instrumentos de recolección de datos, etc.) e informadas de forma sintética las partes que componen el trabajo.

 Desarrollo (revisión de la bibliografía y resultados) Representa los capítulos del trabajo y sus títulos, subtítulos, ítemes o subítemes creados por el autor, debiendo mantener una relación di-recta con el tema y lógica entre sí. Debe contener la exposición ordenada y pormenorizada del asunto. Se divide en secciones y subsecciones que varían en función de la forma de abordar del tema. Puede contener el material explicativo e ilustrativo (cuadros, gráficos, tablas, fotos, etc.)

 Conclusión Parte final del texto, en la cual se presentan las conclusiones alcanzadas por el au-tor, los objetivos correspondientes y las hipótesis comprobadas.

 Anexos Los anexos que sean necesarios; entre ellos, tablas, estadísticas, tabulaciones de da-tos y otros que sirvan de respaldo .

 Bibliografía La bibliografía utilizada se puede clasificar en principales y complementarias, según la importancia de las fuentes o las referencias consultadas.





3.3. Redacción del texto

Todo trabajo debe observar las reglas gramaticales específicas en la redacción. En ese sentido la objetividad pasa a ser una característica del texto, así como el uso de frases cortas y simples, empleando vocabulario adecuado, con lenguaje impersonal y denotativa, esto es, cada palabra debe tener su significado propio, no dando margen a interpretaciones diversas. En la elaboración del texto deben evitarse expresiones como “yo pienso” “en mi investigación” “yo deduzco” “en mi opinión” “yo hago” y debieran ser sustituidas de preferencia por “esta investigación” “este trabajo” “el estudio en cuestión” “se verificó” “se concluyó de ahí que” o sea, deben utilizarse verbos en las formas que tienden al lenguaje impersonal. También es importante adoptar estilos simples, evitando términos de argot o jeringonza, expresiones no elegantes, subjetividades, excesos de retórica, términos eruditos o en desuso (Abreu Gonçalves, 2004:20).



Para la sustentación de las ideas contenidas en el texto, y con la finalidad de ejemplificar, esclarecer, confirmar o documentar, se deben utilizar técnicas de citas, que pueden ser hecha en forma textual (cita directa) o interpretada (cita indirecta).



Conviene considerar la necesidad de la postura científica mediante la producción del conocimiento, debiendo existir el cuidado de afirmar o negar algo sin que las premisas estén bien fundamentadas en cuanto a referencia teórica o empírica, con bases en estudios o investigaciones anteriores de terceros o, en observaciones e investigaciones realizadas por el propio autor, dentro del contexto en que se encuentran.







3.4. Algunas consideraciones para la selección y delimitación del tema

 Selección del título

 Definición del objetivo o problema a estudiar

Un buen tema es aquel que posee fuentes para la recolección de datos y la consulta, debiendo ser relevante y tener un cuadro metodológico que posibilite su desarrollo, con áreas que puedan ser exploradas, teniendo en consideración la preferencia del autor, de acuerdo con las propias i nclinaciones y posibilidades, tratando de descubrir con objetividad un problema que merezca una investigación científica “y tenga condiciones de formulado técnicamente en función de la investigación (Salomón, 2001:271)”.



La delimitación del tema debe guardar una relación espacio -tiempo, especificando su campo de conocimiento, situando la investigación en el espacio geográfico donde se realiza y en el tiempo cronológico, o sea, en el período que se analiza, la que debería reflejarse desde el primer mo mento, por ejemplo:



El título debe guardar una relación directa con el asunto sobre el cual discurre, pudiendo diferen- ciarse entre título general (que destaca genéricamente o la teoría del trabajo) y el subtítulo (que indica la temática a estudiar).



El problema debe ser formulado a manera de pregunta o proposición interrogativa, pudiendo ser elaborado “en función de la contraposición o simplemente en contradicción con el conoci miento anterior (o el que tenemos até el surgimiento del problema (Salomón, 2001:281)”. En términos metodológicos debiera traducirse en:



 Delimitar el tema para ser convertido en un tópico y en seguida en un problema con sus dimen-siones más específicas

 Para cada pregunta o proposición interrogativa se deben esbozar posibles respuestas



Por último hay que hacer la diferencia entre monografía, disertación y tesis para entender el proceso que implica un trabajo monográfico como bien lo precisa Abreu Gonçalves (2004:25):



 La monografía representa el estudio fundado sobre un sólo asunto, siendo un término de origen griego, que en su sentido etimológico significa mono (uno sólo) y graphein (escribir). En general entonces, es apenas un trabajo de iniciación científica en que el estudiante hace su primera aproximación con el tema, en término del curso o unidad del programa de una disciplina, como parte de la actividad de evaluación final. Tiene su origen en el trabajo de Federico Le Play (1806-1882), Les ouvriers européens en forma de 57 monografías que tratan del género de vida de los operarios y del presupuesto de una familia-tipo de aquella clase. Ese estudio caracterizó la monografía en la forma en que se conoce hoy, representada por la especificación o la reducción del abordaje a un solo asunto, a un solo problema (Salomón, 2001:254).

 La disertación, que en el sentido etimológico de origen griego significa dis (prefijo indicador de separación y apartamiento) y sertare (adjuntar, ligar, entrelazar) y designa a “un estudio teórico, de naturaleza reflexiva, que consiste en una ordenación de ideas sobre un determinado tema. Exige, por eso, la capacidad de sistematización de datos recolectados, su ordenación e interpretación (Salvador, 1980:35). En ella, es realizado un amplio levantamiento de referencias disponibles, observando el rigor científico y el estudio fundado y exhaustivo sobre un determinado asunto, con la exigencia de originalidad y de ineditismo. Sin embargo, la originalidad no significa que un tema no haya sido estudiado antes, por el contrario, se debe observar dentro de lo ya escrito o algo de lo que no se haya dicho aún, apareciendo así su sentido de inédito.

 La tesis, en el sentido etimológico de origen griego determinada por la tesis (acción de por, de colocar) es originaria de la Edad Media (siglo XIII) con el surgimiento de las primeras universi-dades europeas, época en que los que aspiraban ocupar un cargo de docencia en alguna facul-tad de Filosofía o Teología debían presentar una tesis, una nueva idea, doctrina o teoría a ser defendida ante una banca examinadora (antítesis) –método reconocido por la norma de la dis-putatio (sucesor de la mayéutica socrática y de la dialéctica platónica) académico. El que salía victorioso, conseguía el título de doctor, sabio o maestro y pasaba a integrar la vida universitaria (Salomón, 1999; D´Onofrio, 1999).





4. Extensión y tiempo

La extensión de la monografía no es fija. En el caso de las escolares se suele asignar un número míni-mo de hojas para que los alumnos no se sientan tentados de escribir menos que el mínimo revelador de un cierto esfuerzo y preocupación sobre el tema. En general, la extensión viene dada por éste y por lo que queremos decir de él; con variaciones que son condicionadas por la bibliografía existente, la dispo-nible, etc.



El tiempo en que debe ser hecha es variable y depende también de otros factores; pero más directa-mente de la voluntad del autor (o su falta de ella). En este caso hay un plazo cierto de entrega, sin con-templarse su prórroga. En consecuencia, la buena administración de aquél por parte del alumno redun-dará en su exclusivo beneficio. A la vez, el contemplar en la planificación que todos los días no son iguales para ponerse a trabajar y que todo tema se amplía, hacen al mejor método de trabajo.



5. Evaluación de la monografía

La evaluación plantea al menos dos aspectos importantes a considerar:



5.1. Del dominio teórico del tema monográfico

En términos de evaluación significa, para el alumno, el cumplimiento de algunas funciones básicas como la eficacia de su esfuerzo, el apoyo en su estudio y la retroalimentación para futuras decisiones; motivarlo en el qué, cómo y cuándo de su estudio; y fijar y clarificar lo aprendido. En esta etapa se puede comprobar si se han conseguido o no los objetivos propuestos, y en qué grado. En segundo lugar, debe servir para: aportar los datos necesarios con vistas a la toma de decisiones sobre métodos, programas, orientaciones, etc. Además, debiera aportar elementos para evaluar los métodos didácticos; identificar áreas problema; y facilitar la comunicación entre facilitador y activador.



5.2. Presentación, puesta en común, síntesis y conclusiones del trabajo de grupos.

En esta etapa se discutirán, caso por caso, todos los temas trabajados con el método monográfico, con la participación activa de todos los grupos en una sesión conjunta o plenario. El profesor debe incentivar que sean los alumnos los que planteen las soluciones y discutan sobre las alternativas. Su papel ideal será el de moderador y árbitro, participando sobre todo en el esclarecimiento de las dudas que puedan surgir y en la identificación de las ventajas e inconvenientes de cada enfoque que se plantee.



Se fomentará, e incluso se premiará, la exposición razonada de los puntos de vista. Además, deberá responsabilizarse de efectuar, al final de la sesión, una síntesis general de los temas estudiados y de las conclusiones que se obtengan de cada caso planteado. Si fuera necesario, planteará opciones que no hayan surgido durante la discusión.



Bibliografía

 Abreu Gonçalves, Hortensia de : 2004. Manual de monografía, dissertação etese. AVERCAMP Editora, São Paulo.

 Alvarenga, Amalia y Rosa, María Virginia : 1999. Apontamentos para a ciencia e técnicas de re-dação científica . Sérgio Antônio Fabio editora, PortoAlegre.

 Aramburu, Enrique : Guía para la confección de la monografía exigible por la Cátedra www.adinet.com.uy

 Salomon, Delcio Vieira : 2001. Como fazer uma monografía. 10. ed.

 Martins Fontes, São Paulo. Universidad Externado de Colombia : 1987. Metodología y técnica de la investigación bibliográfica. Depto. de preseminarios, seminarios y prácticas de la Universi-dad, Bogotá.



















¿Qué es una monografía?



La palabra monografía es empleada con distintos alcances; Umberto Eco, por ejemplo, en Cómo se hace una monografía se refiere a textos de 100 a 400 páginas redactados durante una carrera por una o varias personas, sobre un tema referido a los estudios en que debe doctorarse. Luego de rendir todos los exámenes correspondientes a la carrera el estudiante presenta la tesis frente a un tribunal como un requisito necesario para obtener el titulo de licenciado o doctor.



En las páginas siguientes se usará el término monografía, en un sentido amplio, para denominar los textos de trama argumentativa y función informativa que organizan, en forma analítica y crítica, datos sobre un tema recogidos en diferentes fuentes.



En nuestro medio, por ejemplo, muchos profesores piden a sus alumnos que realicen una monografía sobre un tema específico mientras que algunas escuelas la exigen como cierre de una etapa o ciclo. Si bien las situaciones son distintas, hay reglas, tradiciones, particularidades, que resultan comunes.



Estos trabajos menos pretenciosos, sirven para evaluar la capacidad del autor para trabajar científica-mente en forma independiente y, como se verá, cumplen los requisitos de las monografías de doctorado, aunque son más breves y sencillos.



Al realizar una monografía, entre otros saberes, se aprende a:

 delimitar un problema,

 descubrir y reunir información adecuada,

 clasificar los materiales,

 establecer contactos con personalidades e instituciones,

 acceder a la información y ejercitar el espíritu crítico,

 comunicar los resultados por escrito y expresarse oralmente frente un auditorio.



Una monografía se considera científica si cumple con las siguientes pautas:

 Trata un objeto de estudio (tema) de manera tal que pueda ser reconocible para los de-más;

 La investigación dice cosas sobre ese objeto que no se han dicho antes o lo aborda des-de una óptica distinta de la ya difundida;

 Es útil a los demás;

 Proporciona elementos que permitan confirmar o refutar las hipótesis que presenta, de manera tal que otros puedan continuar el trabajo o ponerlo en tela de juicio.



Tipos de monografía

Los tipos y formas de monografías on variados como lo son las ciencias y sus métodos particulares; por ejemplo, una temática relacionada con lo jurídico diferirá en su tratamiento de otra cercana a la matemática.



En general, se pueden diferenciar tres tipos diferentes:

 Monografía de compilación: el alumno, después de elegir el tema, analiza y redacta una presen-tación crítica de la bibliografía que hay al respecto. Es importante tener buen nivel de compren-sión y “ojo crítico” para referirse a los diferentes puntos de vista y exponer la opinión personal tras una revisión exhaustiva.

 Monografía de investigación: se aborda un tema nuevo o poco explorado y se realiza la investi-gación original; para eso hay que conocer lo ya se ha dicho y aportar algo novedoso.

 Monografía de análisis de experiencias: es frecuente que se emplee este tipo de monografía en las carreras que implica una práctica, por ejemplo, en Medicina durante la época de residencia, o bien en el ejercicio profesional, se analizan experiencias, se sacan conclusiones, se compara con otras semejantes, etc.











Pasos para realizar una monografía

Consideraremos a continuación las principales etapas para la realización de una monografía:

 Aparición de la idea o asignación del tema.

 Búsqueda de información, primeras lecturas exploratorias y consulta a personas expertas en la materia.

 Presentación del objeto en aproximadamente en quince líneas. Este momento es muy importan-te porque consiste en la escritura del enunciado y la delimitación del tema.

 Elección definitiva del tema y lecturas complementarias. En este paso aumenta el compromiso del autor con el objeto de estudio.

 Plan operativo: consiste en definir concretamente las tareas por realizar, planificar el trabajo, controlar el desarrollo, plantear las dificultades, etc.

 Realización de las tareas previstas y redacción del primer borrador.

 Evaluación intermedia: a partir de una relectura detallada, se pueden hacer los ajuste necesa-rios. También, se puede consultar nuevamente a las personas idóneas (frecuentemente hay un tutor o director de tesis que orienta el trabajo). Si es necesario, modificar la planificación inicial.

 Plan de redacción definitivo: para exponer el trabajo, se ajustan los títulos, párrafos, cantidad de páginas, gráficos, etc.



A continuación, se desarrollan en detalle algunos de estos pasos.



Elección del tema

Los temas pueden ser numerosos y diversos; en caso de ser asignados por el profesor, sólo habrá que reflexionar sobre cómo presentarlos y no alejarse del asunto por tratar. Cuando es el alumno el que elige, conviene tener en cuenta las reglas que cita Umberto Eco en la obra antes mencionada:

 Que el tema responda a los intereses del autor.

 Que las fuentes a as que recurra sean asequibles, es decir, al alcance físico del alumno, ya que debe pensar en el tiempo disponible y en los recursos con que se cuenta.

 Que las fuentes sean manejables, es decir, al alcance cultural e intelectual del alumno,

 Que el autor esté en condiciones de dominar la metodología que ha decidido emplear.



Es conveniente preguntarse antes de la elección definitiva del tema:

 ¿Es posible desarrollarlo en el tiempo y con la bibliografía disponible?

 ¿No es demasiado amplio, abarcativo, vago o impreciso?

 ¿Existe algún libro o artículo de lectura imprescindible?

 ¿Por dónde empezar?

 El tema que deseo tratar, ¿es posible?



A veces, después de estas reflexiones, es necesario desechar el tema; otras, es suficiente con modifi-carlo o cambiar la perspectiva para abordarlo.



Si se elige un tema muy abarcativo, por ejemplo, la mujer en la literatura, se corre el riesgo de no poder tratarlo con detenimiento; en cambio, un tema preciso, la influencia de Alfonsina Storni en la literatura argentina de comienzos de siglo, restringe el campo y facilita el trabajo.



En el momento de la elección del tema, se debe considerar, además, la situación particular del autor—monografía—investigador, reconocer las propias limitaciones, los intereses personales, la disponibilidad de tiempo, la posibilidad de consulta de documentos o libros, el manejo de idiomas para el acceso a determinado material, etc.



La búsqueda del material

Una vez definido el objeto de estudio o tema de la monografía, es necesario valerse de fuentes, es decir, libros, documentos (estadísticas, entrevistas, grabaciones, fotografías, etc.), artículos de diarios o revistas que hagan verificable el trabajo y, a la vez, permitan a los lectores profundizar el tema.



Para la elaboración de la monografía hay que estar al tanto del “estado de la cuestión”, esto quiere decir, por un lado, conocer los trabajos realizados sobre el tema, y por otro, consultar las obras de síntesis relacionadas con el contexto temático que enmarca la tesis. Por ejemplo, si el tema por investigar fuera la necesidad de asistencia psicológica a los jugadores de las divisiones inferiores de los clubes de fútbol, habrá que acudir a textos sobre dinámica grupal, psicología social, liderazgo, psicología evolutiva, etc.

Ya nos hemos referido a la búsqueda de información en bibliotecas e Internet y al uso de fichas y fiche-ros en este mismo libro.



Ampliar las referencias bibliográficas del material consultado, conviene no cometer los siguientes erro-res, que suelen ser muy frecuentes:

 Colocar sólo la inicial del nombre del autor; esto suele producir confusión, por ejemplo, Álvarez, J. Puede hacer referencia a >José el pintor argentino que utilizó el seudónimo Fray Mocho (1858-1903), o a Juan Álvarez (1790-1867), político mexicano.

 Colocar el lugar de impresión y no el lugar de edición; para evitar esto se debe recurrir al reverso de la portada donde está el Copyright y no al colofón.

 Colocar el lugar de edición y no el nombre de l editorial. En Madrid se publican infinidad de obras, por lo tanto, hay que mencionar la editorial responsable.



Plan operativo

Es conveniente una vez definido el tema y realizada una primera búsqueda de materiales, organizar un plan de trabajo tentativo. Este será breve y se irá completando, transformando y afinando sobre la mar-cha. Puede indicar la posible división en capítulo y esbozar un índice provisional.



Plan de redacción

Este plan muestra la forma definitiva de la monografía, es detallado; contiene todos los títulos y en lo posible el de cada párrafo. Prevé, además, el número aproximado de páginas para cada capítulo, (aun-que puede variar luego es útil saber que extensión y profundidad tendrá cada tema).



Primer borrador

Vale recordar aquí que la escritura es un proceso. Nadie escribe “de un tirón”, ni “de una vez y para siempre”. Es necesario, pues, revisar, corregir y encontrar la expresión más adecuada para cada situa-ción. Mucho ha facilitado esta tarea el uso de los procesadores de texto: cambiar un párrafo de lugar, agregar o quitar oraciones, precisar el léxico empleado resultan tareas sencillas. Pero ponerse en la piel del lector al que va dirigido el texto en cuestión ya implica un esfuerzo mayor. Hay que imaginar cuánto sabe del tema, qué debe explicarse y qué no, qué referencias acerca del contexto en que se eligió el tema hay que brindarle, qué menciones a la bibliografía se deben consignar, cuánto recuerda del capítu-lo anterior y cuánto debe ser reiterado, qué distancia tomar respecto del escrito (por ejemplo, mantener la forma impersonal se cree, se ha probado o incluirse a través e la primera persona del plural: creemos, hemos afirmado, etc.). Todas estas son decisiones que debe tomar el que escribe la monografía sin que ningún procesador pueda ayudarlo. Y son estas decisiones las que contribuirán en buena medida a conseguir la eficacia del texto; por eso deben ser tenidas en cuenta desde la primera versión que se haga del trabajo y ajustarse y controlarse en las sucesivas reescrituras.



Aunque se haya leído mucho sobre el tema y se sepa que decir, la hoja en blanco suele producir cierta parálisis. Por lo tanto, conviene empezar a escribir aunque sea en forma desordenada a partir de lo se vaya presentado ante cada título y no buscar inmediatamente una forma definitiva. Revisar, releer y corregir serán las herramientas indispensables en esta etapa de redacción.



Si fuera posible, también ese pueden señalar en este punto del trabajo, las imágenes o cuadros que se podrían incluir más adelante.



Conviene esbozar, además, la introducción y la conclusión para la monografía, aunque en sucesivas revisiones haya que hacer modificaciones. De esta manera, se tendrá una versión completa y una visión de conjunto de lo producido hasta el momento.



Redacción definitiva

Es indudable que no existe la posibilidad de dar indicaciones que aseguren el éxito de la escritura. Tam-bién en esta tarea hay mucho de práctica, de borradores que se descartan, de comentarios de los lecto-res, de aprendizaje que se hace con la escritura misma.



Oraciones y párrafos

En lo posible, se trata de no escribir párrafos ni oraciones muy largos. Si en el borrador se han dejado fluir las ideas, esta es la hora de acotarlas, separarlas y evitar la profusión de pronombres y subordina-das.

Es conveniente releer varias veces y desde le principio el escrito para comprobar su cohesión y mante-ner la unidad temática.



Por ejemplo, es preferible repetir un sujeto, antes que no saber de quién se habla si se emplea un pro-nombre. Otras veces, es necesario reordenar las ideas porque se comprueba que algunas se desvían del tema y deben formar parte de otro capítulo.



La subdivisión en párrafos y la inclusión de subtítulos, en general, facilita la comprensión. Al elegir títulos y subtítulos debe pensarse que sean a la vez significativos respecto del contenido del texto y atractivos para el lector. Un titulo sugerente invita ala lectura, y es posible imaginar versiones más interesantes que la sola enunciación del contenido disciplinar.



La puntuación es, sin duda, garantía de comprensión, pero no pueden darse reglas ‘particulares para la redacción de una monografía. La única indicación posible es que no deben usarse puntos suspensivos (salvo en las citas en que se ha omitido algún fragmento), ni signos de exclamación. Para los demás casos. Se puede consultar algún libro de gramática o diccionario que incluya las reglas generales.



Citas y notas al pie

Una monografía se nutre de gran variedad de materiales escritos que deben ser citados según las nor-mas en uso. En líneas generales, los textos consultados se pueden parafrasear, es decir, explicar o ampliar. También en este caso debe citarse la fuente. Toda vez que se transmite literalmente una frase de otro autor, debe consignarse la correspondiente referencia bibliográfica. Si la cita fuera breve, puede aparecer a lo largo del texto entre comillas, en caso de citas textuales, conviene destacarlas de alguna manera, por ejemplo usando un margen izquierdo más amplio o mediante bastardillas.



En cuanto al uso de las notas, conviene recordar las más frecuentes:

 Indican la referencia bibliográfica de una cita. Aunque hemos señalado que hay otras ma-neras de dar esta indicación dentro del texto, es conveniente que figuren a pie de página o al final del capítulo para que el lector ubique rápidamente los datos que le interesen.

 Agregan datos sobre bibliografía complementaria. También conviene registrarla a pie de página.

 Remiten a otras partes del trabajo. Cuando es necesario consultar otro capítulo un otra sección del mismo capítulo, el señalamiento se hace mediante una nota al pie.

 Amplían una información. Para no recargar el texto con explicaciones o argumentos se-cundarios, se los desarrolla a pie de página.



En todos los casos, las notas no deberán ser extensas porque de otra manera se constituirían en apén-dices, es decir, textos que, en forma de anexos relacionados con el tema central, se desarrollan al final de un capítulo.



La bibliografía

La bibliografía está compuesta por la referencia bibliográfica de los libros, artículos, documentos, etc. consultados al elaborar la monografía, hayan sido citados a lo largo del texto o no. Si no es muy exten-sa, puede ubicarse al final del trabajo. Cuando se trata de monografías de mayor envergadura, suele consignarse, además, la bibliografía correspondiente al final de cada capítulo.



La forma de organizarla varía según las necesidades puede hacerse por orden alfabético, ordenando de esta manera los apellidos de los autores, dividirla por temas, determinando cuáles son los fundamenta-les y agrupando por orden alfabético a los autores de cada uno; o bien, clasificarlas por tipos de docu-mentos; libros, artículos, cartas, leyes, etc.



Aspectos gráficos

Cuando se ja releído la monografía completa varias veces, y se han corregido oraciones, párrafos y hasta capítulos enteros; cuando todo parece estar controlado, revisado y terminado, aún falta poner a punto el diseño de las páginas, la reorganización de la información en forma de gráficos, la inclusión de imágenes, la elaboración del índice, es decir, la presentación general.



En lo que se refiere a títulos y subtítulos. Es necesario destacarlos de alguna manera, aunque mante-niendo el criterio para cada categoría (por ejemplo, los títulos se escriben en negrita y subrayados y los subtítulos sólo se subrayan.) Ambos se colocan junto al margen.)



La sangría, al comenzar cada párrafo puede ser de dos o tres espacios. También debe tenerse en cuen-ta qué se subraya a lo largo del texto:

 Las expresiones extranjeras que no sean de uso común.

 Los nombres científicos.

 Los términos técnicos. Los títulos de libros, películas, diarios, poemas, cuadros.

 Las frases (no demasiado largas) que presenten una tesis o su demostración.



Otro de los asuntos por considerar, en esta puesta a punto, es el de las imágenes y gráficos incluidos. Cada vez que aparezca un mapa, una fotografía, etc. será necesario acompañada del epígrafe corres-pondiente, es decir, la leyenda que indique de qué se trata y cuál es la por fuente de la que procede.



Además, habrá que evaluar qué información puede ser presentada en forma de cuadro, infografía, red conceptual, etc. y proceder a diagramar la página en consecuencia.



El índice

El índice debe contener todos los títulos y subtítulos de la monografía con las mismas palabras y la indicación de la página en donde se encuentran. Suele ubicarse al principio o al final del trabajo, pero es más cómodo de consultar si está al comienzo.



Relectura del original

El control de detalles finales debe ser exhaustivo.

Resulta indispensable hacer una lectura de corrido del texto para evaluar la coherencia global, la rela-ción entre las ideas, las repeticiones, la necesidad de agregar conectores y todos los aspectos de la cohesión.



Alguno puntos débiles del texto que conviene revisar especialmente son:

 La relación de los títulos y subtítulos (se advierte con una lectura de corrido).

 Las conexiones entre los párrafos y los capítulos entre sí.

 La numeración de capítulos y parágrafos debe ser correlativa.

 La precisión de notas y referencias bibliográficas.

 La corrección de la ortografía y la puntuación,

 Las palabras repetidas.

















Apéndice

Elementos técnicos



El acopio de información

Es indudable que cualquier trabajo académico requiere de la integración y producción personales, a través de síntesis, comentarios y resúmenes de los textos que nos proporcionan las fuentes de información, para que nuestro documento contenga; alguna porción de originalidad.



Para aquellos que se inician en estas disciplinas, recomendamos leer primero la información requerida y después expresarla con palabras propias. Ejemplo:



La idea de fundación de la Casa del Obrero Mundial partió de los líderes españoles Juan Francisco Moncaleano y Eloy Armental, en cuyo derredor se agruparon Rosendo Sala-zar; Celestino Gasca, Antonio Díaz Soto y Gama, Lázaro Gutiérrez de Lara, Manuel Sa-rabia, Rafael Pérez Taylor, etcétera. El fin de los fundadores fue crear un órgano orienta-dor de las masas obreras que empezaban a sindicarse y a luchar por la unificación del movimiento obrero.



Interpretación del texto:



Con objeto de crear un órgano que orientara a las incipientes masas obreras que lucha-ban por la unificación de la clase trabajadora, los líderes españoles Juan Francisco Mon-caleano y otros concibieron la idea de fundar la Casa del Obrero Mundial



De más está recordar que es conveniente conocer el significado de las palabras que transcribamos y utilicemos.



Citas textuales

No obstante las consideraciones anteriores, en ocasiones se hace necesario observar ciertas formalida-des para evitar confusiones e imprecisiones.

En principio, toda cita textual debe proporcionar los datos de la fuente donde se extrajo la información, ya sea que se mencione en el texto o en una nota a pie de página.



Cita Mixta

Se hace cuando sea necesario agregar o anteponer a una síntesis, comentario o resumen, las palabras textuales del autor, como complemento o evidencia.



Ejemplo:

Con respecto al caso específico de la pintura mural desarrollada durante esos veinticinco años (1950—1975), dice Xavier Moyssén que: "La labor de los maestros adictos a una pintura de expresión monu-mental con un sentido político—social, se mantuvo con gran actividad en un considerable número de murales, ejecutados bajo las más diversas y discutibles técnicas [...]".



Cita Textual

En ella se recogen exclusivamente fragmentos o párrafos completos del texto original, debido a que sea difícil resumir o sintetizar, o para probar lo asentado por un autor, o para apoyar o criticar un comentario. Es la que presenta más variables. (Se debe evitar el exceso de esta clase de citas, ya que como antes dijimos —la finalidad de cualquier trabajo académico requiere de la integración y producción personales.) La transcripción debe ser correcta y estar entrecomillada al principio y al final.

















Cuando se desee resaltar un párrafo o una palabra, se subrayan éstos y se indica, al final de la nota correspondiente, que el subrayado es nuestro:



"[...] Pero lo significativo es el hecho de que la pintura, en sus manifestaciones tradicionales, mural o cuadro de caballete, continúa siendo la forma, más representativa del arte de México [...]"



Toda observación personal debe ir entre corchetes: [ ]. En los trabajos de investigación, los corchetes tienen la función de encerrar comentarios o aclaraciones en las citas textuales para darle sentido a un fragmento.



Aunque son parecidos, no debemos sustituirlos por paréntesis:

"[...] Se mantuvo con gran actividad en un considerable número de murales, ejecutados bajo las más diversas y discutidas técnicas durante los [veinticinco] años que aquí se estudian".



Si el texto transcrito presenta un error significativo o una incongruencia, se respetan escrupulosamente éstos y se coloca la palabra latina sic (= así, de esta manera) entre corchetes, para indicar que el error no es nuestro:



"En relación con el arte de la pintada [sic] es necesario anticipar que éste encontró un amplio campo de desarrollo tanto en la práctica de la obra mural como en la del cuadro de caballete [... ]".



Si, no obstante el error o incongruencia, estamos en posibilidad de ilustrar al lector, en este caso inser-tamos las abreviaturas i. e. (id est= esto es), e inmediatamente después la corrección, todo esto también entre corchetes:



"En relación con el arte de la pintada [i. e. pintura] es necesario anticipar que éste encontró un amplio campo de desarrollo tanto en la práctica de la obra mural como en la del cuadro del caballete [...]"



Cuando nuestra transcripción omita palabras o párrafos para hacer más clara la idea que se desea ex-presar, se indica lo anterior con tres puntos suspensivos, entre corchetes, de la manera siguiente:



"[...] el cuadro de caballete [...] compitió con la pintura ejecutada en las superficies de los muros [...] ventajosamente; [...]"

Cuando la transcripción lleve una palabra o una frase entrecomillada, esta última usará sólo una comilla, o comillas francesas:



"Al parecer, los artistas mexicanos 'se la han jugado' al aceptar conscientemente una tradición renova-da".



Una punteada indica la supresión de uno o varios párrafos en una transcripción continua:



"Artículo 22. La aceptación podrá ser retirada si su retiro llega al oferente antes que la aceptación haya surtido efecto en ese momento.



"Artículo 24. El contrato se perfeccionará en el momento de surtir efecto la oferta conforme a lo dispuesto en la presente Convención. "Toda transcripción que exceda de cinco renglones será separada del texto con dos cambios, se le suprimirán las comillas e irá con un margen equivalente a la sangría.



Ejemplo: Entre las normas del procedimiento, y a partir de su introducción, se anunciaban las expectati-vas del Acuerdo: Si estos principios son desarrollados, el resultado será la estabilización del mercado mundial fuera del mercado interior de los Estados Unidos [...] Para hacer efectivo lo antedicho, será necesario que los grupos adopten una política uniforme, lo cual en cada país productor deberá considerarse separadamente, de acuerdo con las condiciones existentes en los mismos. Sin embargo, estos postulados no satisficieron a muchos de los representantes extranjeros.





Es redundancia explicar en el texto algún tópico y después repetirlo en una cita textual, ya que éstos deben estar íntimamente ligados, incluso con la puntuación:



Con relación a los monopolios, en el artículo 28 constitucional se dice que: "Artículo 28. En los Estados Unidos Mejicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopolices [...]"



Lo correcto es:

Con relación a los monopolios, en el artículo 28 constitucional se dice que "[...] En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas [...]"



La bibliografía

La bibliografía es una lista en la cual se describen las características editoriales de cada una de las fuentes consultadas por el autor sobre determinada materia. Las fichas se ordenan alfabéticamente por apellidos de autor, sin numerar. El encabezamiento se destaca por medio del párrafo francés, el cual consiste en que la primera línea queda afuera de la ficha:

LASTRA LASTRA, José Manuel, Fundamentos de derecho, México, McGraw—Hill, 1994, 356 pp.

A fin de evitar repeticiones en una bibliografía en la que el mismo nombre de un autor se sucede dos o más veces, éste se sustituye poniendo rayas:

FIX—ZAMUDIO, Héctor, Ensayos sobre el derecho de amparo, México, UNAM, Instituto de Investiga-ciones Jurídicas, 1993, 515 pp.

y OVALLE FAVELA, José, Derecho procesal, México, UNAM, 1991, 145 pp.



Ficha Bibliográfica

En ella se consignan las partes esenciales de un libro.

Los datos para elaborarla deben extraerse de las páginas interiores(portada interior y página de dere-chos de autor). Los principales son:

 Nombre del autor, empezando por sus apellidos

 Título y subtítulo del libro, subrayado

 Número de edición

 Lugar de impresión

 Nombre de la editorial

 Año de publicación

 Tomo y volumen

 Número de páginas

Si en general aprendemos una forma con los datos básicos:

GONZÁLEZ CASANOVA, Pablo, La democracia en México, México, Era, 1962, 261 pp



Ficha Hemerográfica

Cuando se consigna un artículo contenido en una obra de referencia general, en un periódico o en una revista, los datos se arreglan de la manera siguiente:



Artículos de diccionarios y enciclopedias

Si el artículo o ensayo están firmados por un autor, la ficha se arregla de esta forma:

 Nombre del autor, empezando por sus apellidos

 Título del artículo, entre comillas

 Nombre del diccionario o enciclopedia, subrayado

 Número de volumen

 Lugar de impresión

 Nombre de la editorial

 Año de publicación

 Número de páginas entre las que se encuentra el artículo

GARAMENDIA, Pedro, "Víctor Hugo", Enciclopedia universal ilustrada, vol. 28, Madrid, Espasa—Calpe, 1975, pp. 612—616.

Si el artículo no está firmado, la ficha se encabeza por el título de aquél.







Artículos de revistas

Cuando tomamos un artículo de una revista, la ficha se hace de la manera siguiente:

 Nombre del autor, empezando por sus apellidos

 Título del artículo, entre comillas

 Nombre de la revista, subrayado

 Lugar de impresión

 Tomo, volumen o año

 Número de la revista

 Periodo que abarca la revista

 Año de publicación

 Número de páginas entre las que se encuentra el artículo

WITKER, Jorge, "Hacia un régimen jurídico de las materias primas", Boletín Mexicano de Derecho Com-parado, México, año XVII, núm. 51, septiembre—diciembre de 1984, pp. 915—939.

En las fichas hemerográficas no se acostumbra asentar el nombre de la editorial.



Artículos de periódicos

Cuando la ficha corresponde a un artículo firmado por una persona, el modelo es igual al de una revista, con sus modalidades:

 Nombre del autor, empezando por sus apellidos

 Título del artículo, entre comillas

 Nombre del periódico, subrayado

 País

 Fecha (día, mes y año)

 Páginas y sección donde se encuentra el artículo



MIRO QUEZADA, Francisco, "La hora de la armonía", Excélsior, México, 15 de julio de 1985, p. 6—A.

Cuando son informaciones impersonales dadas por el periódico, la ficha se encabeza por el título del artículo.

Piantanida, Graciela y Rojo, Mónica C. de. El texto instrumental. Buenos Aires, Kapelusz, s/f, pág. 84-91





Trabajo enviado por:

María José Vanni

marijova@federalbrandsen.com.ar

















REDACCIÓN DEFINITIVA Y PRESENTACIÓN

La redacción definitiva se hará corrigiendo la primera redacción en base a las observaciones realizadas por el profesor, el tutor o quien nos haya hecho el favor de leer críticamente nuestro trabajo. No significa ello que debemos reformar todo según el criterio del corrector, pero sí que debemos tomar sus observaciones seriamente en cuenta y replantearnos con humildad si es necesario realizar correcciones o reformas para mejorar la redacción y favorecer la comprensión por parte del lector.

La presentación se hará siguiendo las convenciones exigidas por la institución en la que se ha realizado la investigación. De todos modos, damos aquí algunas indicaciones que pueden ser de utilidad:



Carátula Debe incluir el nombre de la institución, el de la asignatura, el del docente, el del alumno que realiza el trabajo y la fecha de entrega.

Introducción Presenta el informe señalando las grandes líneas de la exposición y las fuentes en las que se ha basado el autor en su investigación.

Desarrollo Es el cuerpo del trabajo. En él se presentan los datos relevantes recogidos y las deducciones que a partir de ellos hemos realizado. El desarrollo puede dividirse de distintas formas: en partes, capítulos y secciones / en capítulos y secciones / sólo en secciones.

Conclusión Sintetiza y expresa las afirmaciones finales a las que hemos arribado a partir de los datos y deducciones reflejados en el cuerpo del traba-jo. Debe estar en sintonía con la introducción, respondiendo a las preguntas que en ella se formulaban. Las respuestas no han de ser necesariamente concluyentes. Una investigación seria puede concluir afirmando que no se cuenta con la información suficiente como para dar una respuesta definitiva sobre el tema en ella planteado.

Notas y Citas Las notas (que son textos propios o citas de terceros que el autor no considera conveniente incluir en el texto propiamente dicho) y las citas (indicaciones bibliográficas de los textos citados en el trabajo) pueden colocarse al pie de la página, al final de cada capítulo o al final del trabajo. En las citas ha de indicarse el nombre del autor, el título de la obra, la Editorial, la ciudad, el año de edición del libro y el número de la página de la que se ha extractado el pasaje citado.

Índice Indica la página en la que comienza cada una de las partes, capítulos y subtítulos. Puede colocarse después de la Conclusión o antes de la Introducción.

Bibliografía Se debe indicar todo el material bibliográfico utilizado (libros, artículos de revistas, sitios de Internet).

El trabajo debe contar de las siguientes partes:

 Tipo de hoja: A4

 Tamaño de letra: 11 puntos

 Interlineado: simple o 1,5

 Márgenes: superior 3 cm / inferior 2 cm / izquierdo 2,5 cm / derecho 1,5 cm

 Las hojas se numeran desde la primera (si la carátula no está impresa sobre cartulina sino sobre una hoja común, también va numerada, aunque el número no se escribe en ella sino que queda tácito).

 Las hojas se escriben de un solo lado.

 Cada parte comienza en una página nueva, al igual que cada capítulo.







Como Hacer una Monografía

Extraído del texto: Metodología del trabajo intelectual y Orientación Universitaria.

De Carlos A. Llanos, Editorial Tekne

Una monografía es un trabajo de investigación bibliográfica sobre un determinado tema. No es una mera copia o acumulación de datos, sino que, por el contrario, lo que caracteriza el trabajo de investigación es:



 La selección de la información

 Su análisis

 La elaboración de conclusiones personales con relación a lo investigado



La tarea de investigación permite reconocernos como "verdaderos protagonistas en el proceso de com-pletamiento y corrección de las diferentes ciencias".

Para preparar una monografía deben seguirse ciertas pautas. Por ejemplo, se la dividirá en tres cuerpos principales:



1- INTRODUCCIÓN

En la introducción, se PLANTEA EL PROBLEMA, es decir, se hace una breve referencia a la elección del tema y a los motivos que nos llevaron a dicha elección, y se menciona todo aquello que puede aportar nuestra investigación.



Por otro lado, se DELIMITA EL PROBLEMA. Dentro del tema que seleccionamos, vamos a elegir un subtema, que será más específico. Esto supone una opción o preferencia, y se especificará desde qué enfoque o ángulo se va a tratar el tema general.



De aquí va a surgir el TÍTULO de la monografía, que será un indicador del contenido real de lo investi-gado y no, algo general.



En la introducción podemos expresar también, por ejemplo, si hemos tenido problemas con la recopila-ción de datos, el manejo de bibliografía, o con el desarrollo de los temas. También podemos manifestar nuestra conformidad con el resultado de la investigación realizada.



2 - DESARROLLO TEMÁTICO

Es el cuerpo principal del trabajo, donde se refleja la tarea de selección, de análisis del material, de su elaboración.



Es importante seguir las pautas generales con respecto a la transcripción de textos para no plagiar las palabras del autor y que éstas pasen como propias. Por esa razón, se debe citar la fuente de la cual se ha obtenido dicha información o hacer referencia a ella. De este modo, se distingue lo que es elabora-ción personal (quizás inspirado en algún autor) de las palabras o ideas de otros. Si tomamos la idea de un autor, es preciso mencionarlo y aclarar de dónde hemos extraído dicha información.



3- CONCLUSIÓN

En esta parte de la monografía, se incluyen las inferencias que realiza quien investiga. Aquí se sintetizan las conclusiones a las que arribó después de haber expuesto los distintos aspectos durante el desarrollo temático. Las conclusiones siempre deben estar fundamentadas y apoyadas en la opinión de autores, o en investigaciones anteriores. Como ya hemos dicho, no se deben transcribir las opiniones de otros autores, excepto para convalidar o apoyar las propias.



En síntesis, podemos decir que la conclusión será aquello que el investigador infiere de su elaboración, lo que concluye al finalizar la elaboración de todos los temas.













4- ASPECTOS FORMALES PARA TENER EN CUENTA

• La monografía debe entregarse en la fecha y la forma requeridas.

• Debe llevar una carátula con el nombre y el apellido del autor, el tema y el título elegidos, la fecha, la institución; también el curso, la asignatura y el profesor a cargo.

• Es necesario indicar la bibliografía utilizada. Se debe incluir todo el material empleado, según las pau-tas observadas para las citas bibliográficas (autor, título, editorial, fecha de edición, etc.).

• El índice no debe faltar, porque será una guía para el que lea nuestra investigación.











































































































Guía para la elaboración y presentación de trabajos escritos

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN Y

PRESENTACIÓN DE TRABAJOS ESCRITOS

Nora Cañón Vega Coordinadora Área de Información y Documentación

Universidad de la Salle Facultad de Sistemas de Información y Documentación

Bogotá D.C. – Colombia Junio de 2002



1. INTRODUCCIÓN

Trate de imaginar un mundo sin lectura ni escritura. No habría libros, ni periódicos, ni revistas. Pero eso sólo sería el comienzo. Sin lectura ni escritura no habría televisión. Ni películas. Ni lápices. Ni papel. Ni carteles en la calle. Ni direcciones. Ni contratos. Ni bancos. Ni cheques. Ni dinero. Ni bibliotecas. Ni máquinas de escribir. Ni computadores. En síntesis, no habría civilización tal cual la conocemos hoy. Ni habría progreso, por decir algo.



La lectura y la escritura conforman la tecnología más importante alguna vez inventada, porque brindó a los humanos la llave para destrabar su potencial oculto.



¿Se imagina qué hubiera pasado si Einstein, o Mozart, o Shakespeare hubieran nacido antes de la in-vención de la escritura? Pero ya que la escritura es tan fundamental en la vida del ser humano, analice-mos un aspecto suyo inherente a la academia. La presentación de los trabajos escritos que deben ela-borar los estudiantes en desarrollo de los diferentes espacios académicos que integran el plan curricular de la carrera, orientados a la búsqueda y asimilación de conocimientos, al fomento de la investigación y al planteamiento, análisis y solución de problemas propios del ámbito de los sistemas de información y documentación, deben cumplir con unas normas mínimas de elaboración y presentación, de tal suerte que no sólo atiendan el objetivo que se proponen, sino que además permitan el desarrollo de habilida-des para aprender, de destrezas para aplicar los saberes, y de competencias para elaborar y presentar informes escritos, como estrategias de comunicación en el mundo laboral y profesional.



En este sentido, contar con orientaciones metodológicas puntuales que garanticen efectividad en el proceso de comunicación académica, permitirá a estudiantes y profesores manejar en forma integral y normalizada los componentes básicos de los informes escritos entendidos como productos del proceso enseñanza - aprendizaje.



Las normas que ofrece la Guía para la elaboración y presentación de trabajos escritos, tienen el propósi-to de establecer pautas para la presentación física de los trabajos de clase, enfatizando en el uso de la información mediante el reconocimiento de la autoría de los textos utilizados y la presentación de la bibliografía como elemento esencial para la recuperación y difusión de la información consultada, y en el reconocimiento de los elementos mínimos y el orden que debe dárseles, para que el texto final tenga una estructura integral y normalizada.



En la Facultad de Sistemas de Información y Documentación será obligatorio el uso de estas normas para la presentación de los trabajos de clase, tanto para los docentes como para los estudiantes, pues su constante y adecuada aplicación, significará una valiosa contribución a la normalización de los procesos propios del registro y transferencia de la información.



2. EL ENSAYO COMO TRABAJO UNIVERSITARIO



El ensayo es el género literario más empleado y difundido en el campo de las ciencias sociales y huma-nas, especialmente como vehículo de expresión de inquietudes, Guía para la elaboración y presenta-ción de trabajos escritos conceptos, guías y orientaciones que no cuentan con otro medio para ser divulgados o comunicados.



Puesto que el ensayo se ha tipificado como el trabajo de mayor solicitud en la mayoría de espacios académicos en la universidad, las notas que aquí se exponen deben considerarse como sugerencias y recomendaciones prácticas, que aplicadas con un sano criterio de flexibilidad, pueden ser de enorme utilidad especialmente para quienes no tienen mucha experiencia en la tarea de escribir ensayos.





2.1 CONCEPTO

El término ensayo comunica la idea de expresión de inquietudes, de conceptos, de interpretaciones, de reflexiones, de cuestionamientos y de análisis sobre un tema específico.



En su condición de género literario muy empleado y difundido, se puede definir como: un escrito en prosa cuyo estilo libre permite exponer la interpretación personal y reflexiva de un tema o asunto particular, de manera discursiva y lógica. En el ensayo se puede recurrir a las citas textuales de autores, como un medio de reafirmar los propios planteamientos.



2.2. CARACTERÍSTICAS DEL ENSAYO

De las características señaladas en las definiciones se pueden hacer algunos señalamientos importan-tes que se deben tener en cuenta a la hora de su elaborar un ensayo:



 La extensión del ensayo es variable. Aunque se señala la brevedad como rasgo característico del ensayo, esto depende más bien del autor, del propósito que persigue y del tema que aborde, ya que existen ensayos cortos o breves y de mediana extensión.



 Su estilo es libre. Dependiendo del grado de profundidad, el ensayo puede ir desde lo descriptivo hasta la interpretación del asunto que trata; puede expresar sensibilidad, creatividad e imaginación, y sustentarse en el rigor lógico, conceptual y metodológico que dan la investigación y el estudio de los hechos.



 Debe tratar un aspecto particular del tema objeto de estudio. El ensayo sirve para apuntar ideas originales o sugerir teorías. Antes que aportar soluciones a problemas, el ensayo más bien plantea los problemas, formula inquietudes e interrogantes sobre un aspecto de la realidad.



 El ensayo es una reflexión. El ensayo puede partir de la reflexión de otros y que debe con-vencer con la fuerza de los argumentos que allí se exponen. Debe contener argumentos de pe-so y juicios consistentes para no caer en el terreno de las conjeturas, de las especulaciones, de las suposiciones y los simples pareceres.



 El ensayo tiene carácter discursivo. Las ideas se concatenan y entrelazan en forma organizada para dar una lógica interna a la composición.



2.3. ESTRUCTURA FORMAL DEL ENSAYO



Aunque se ha señalado que en el ensayo es fundamental la libertad creativa desde el punto de vista de su construcción y redacción, es importante señalar que debe tener unos elementos mínimos que lo inte-gren y le den cuerpo. En este sentido se ha generalizado una estructura cuyos componentes son: título, introducción, desarrollo y conclusiones.



2.3.1 Título del ensayo: es el enunciado breve, preciso y claro del tema que se trata. El título es lo últi-mo que se define en un ensayo para que se ajuste al contenido desarrollado a lo largo del trabajo.



2.3.2. Autor del ensayo: nombre y apellidos de la persona que elabora el ensayo, justificado sobre la margen derecha.



2.3.3. Síntesis o resumen del ensayo: cuando la extensión del ensayo lo amerita, al inicio del artículo debe incluirse un breve resumen, no mayor de 200 palabras, en el cual se expone el objetivo central del ensayo. Al finalizar el resumen se deben incluir los términos representativos o palabras claves que iden-tifiquen el contenido, para efectos de su recuperación posterior.



2.3.4. Introducción: como se ha visto en los ejemplos de los diferentes tipos de ensayo, es la parte del trabajo en la que el autor presenta y señala la temática, la importancia e interés, la orientación, los propósitos y los alcances del ensayo. Con la introducción se busca preparar mentalmente y motivar al lector.









Dependiendo del tema, en la introducción se mencionan los antecedentes o circunstancias que llevan a ocuparse del tema, como puede ser la experiencia cotidiana, las dudas, las inquietudes intelectuales, las lecturas, las situaciones vividas y/o los compromisos académicos, entre otros. Así mismo se menciona la

finalidad que se persigue con el ensayo y las razones que llevaron a escribir sobre el tema objeto de ensayo.



2.3.5. Desarrollo: es la exposición del contenido central del tema, tesis o planteamiento que hace el autor, así como de los argumentos que explican, profundizan, respaldan y complementan la posición frente al tema tratado. El desarrollo del ensayo implica una secuencia ordenada de las ideas expuestas y una exposición clara de las inquietudes dejadas por el tema y las posibles soluciones que se pueden alcanzar. Lo más importante es que los interrogantes puedan quedar claramente expuestos. A propósito de los enfoques de un ensayo, en el numeral 2.2 se presentan ejemplos que ilustran cómo realizar su desarrollo. Es importante hacer énfasis que en el ensayo es absolutamente necesario presentar los planteamientos personales del ensayista, respaldados con argumentos serios de otros autores, y que el ensayo no es un resumen de planteamientos ajenos.



2.3.6. Conclusiones: son las deducciones y resultados finales del análisis del tema central o tesis. Las conclusiones sintetizan y muestran las consecuencias que se desprenden de la tesis estudiada. Si se-probó o no lo que se pretendía y a qué deducciones se llegó. Igualmente pueden plantearse interrogan-tes e inquietudes resultantes del estudio que pueden servir como una invitación a nuevos trabajos.



2.3.7. Bibliografía: o fuentes de información consultadas durante la elaboración del ensayo. Éstas pue-den o no estar citadas dentro del mismo.



2.4. MODALIDADES DE ENSAYO

Los ensayos pueden tratar los más variados asuntos y en consecuencia se pueden orientar, entre otros aspectos, a:



2.4.1. La exposición del pensamiento y la obra de un autor, su importancia histórica y su trascendencia en un determinado medio científico y cultural.



Ejemplo:

Título o tema del ensayo: Análisis del pensamiento democrático del Libertador Simón Bolívar.



En este ensayo se partirá de una tesis: Simón Bolívar planteó la democracia como un camino de vida política para las naciones jóvenes del nuevo mundo. (Párrafo 1)



Los párrafos 2,3,4 y 5 desarrollarán los argumentos que se tienen para sustentar la tesis expuesta, te-niendo en cuenta los aportes de los autores consultados. La elaboración de más párrafos está determi-nada por la extensión que el ensayista desee darle a su trabajo. El cierre del texto corresponde a las-conclusiones que se obtuvieron: es ciertoque Bolívar planteó la democracia, paraestos países, aunque con ciertas reservas.



2.4.2. Confrontación de tesis, personajes, ideas políticas, temas filosóficos, ideológicos, etc.



2.4.3. Reflexión crítica sobre el desarrollo de un determinado tema o problema, su importancia e impacto en un determinado contexto. Se conoce con el nombre de ensayo crítico.



Ejemplo:

La idea o tesis sobre la cual se quiere escribir y comentar es el diálogo como una visión compartida de la comunicación intersubjetiva, que tiende hacia el entendimiento y la validez de acuerdos buenos para todos los implicados. (Párrafo 1) En el párrafo 2 se irán desarrollando los diferentes argumentos que sustentan la temática propuesta: el diálogo como observación de los propios pensamientos; el diálogo como espacio que permite el intercambio de experiencias y pensamientos entre sujetos; el diálogo como escenario para escuchar al otro y para construir acuerdos.



En los párrafos 3, 4 y 5, se pueden presentar planteamientos de autores que defienden las soluciones dialogadas como las verdaderamente constructivas, son el camino más humano para acondicionar nuestra existencia entre todos “haciéndola humanamente más vivible”. Las conclusiones presentarán una síntesis de las posturas personales y críticas relacionadas con el tema central.



2.4.4. Observación y análisis sobre la forma como se han desarrollado o se desarrollan ciertos procesos de la vida social, política, económica y cultural. Se conoce con el nombre de exposición de ideas.



Ejemplo:

Un ensayo cuyo planteamiento pretende analizar que la Sociedad de la Información es una moneda de dos caras. Este tema central se puede desarrollar de la siguiente manera:



Párrafo 1: la Sociedad de la Información como fenómeno sociológico de los tiempos contemporáneos; el por qué de su denominación; y la mención de la tesis: es una moneda de dos caras. Los párrafos 2, 3, 4 y 5 tratarán el análisis de sus grandes rasgos y sus grandes contradicciones: indiscutibles avances científicos y tecnológicos con miras a mejorar la calidad de la vida humana, las graves desigualdades socio – económicas que marcan las grandes brechas entre quienes tienen acceso a estas ventajas y entre quienes están marginados. La exposición de estos aspectos debe estar sustentada en los plan-teamientos de autores estudiosos del tema, así como en la propia posición crítica. Las conclusiones pueden estar referidas a las consecuencias de tal situación y también pueden plantearse algunos inter-rogantes como invitación a trabajos que propongan alternativas.



2.4.5. Comparación de tesis y planteamientos en los diferentes momentos de la obra de un autor, de-terminando su evolución, su trascendencia y su decadencia. (Este enfoque es bastante utilizado en el análisis de la producción literaria de un autor)



2.4.6. Fundamentación de una posición acerca de una determinada realidad, estableciendo principios de sustentación teórica o basada en la experiencia. Se conoce con el nombre de ensayo argumentativo.



2.4.7. Comprensión y análisis de los resultados de una determinada situación, evaluando todas las cir-cunstancias que la rodean.



Ejemplo:

Se pretende analizar la problemática de muchas colectividades sociales en donde los mecanismos de organización para la convivencia de sus gentes, no son los más adecuados.



Párrafo 1: se plantea la situación problema. Párrafos 2, 3, 4, 5, etc.: se describen situaciones de la reali-dad social con las cuales se ilustra que la convivencia de las personas no responde a los criterios de una organización para la convivencia: importa más el individuo que la colectividad aunque signifique desconocer la dignidad del otro; impera la cultura del atajo (pasar por un lado de la ley); adueñarse de lo público (corrupción); imponer las propias reglas mediante la violencia, etc. Las conclusiones pueden ser un llamado a cambiar estos mecanismos por actitudes racionales que permitan una esperanza colectiva de convivencia.



2.4.8. Interpretación de diferentes textos sobre un tema, expresando el planteamiento personal.



2.5. PRESENTACIÓN DEL ENSAYO

En la presentación de los ensayos es aconsejable tener en cuenta las siguientes consideraciones gene-rales:

 La extensión de un ensayo es variable, aunque la brevedad es uno de sus rasgos característi-cos con el propósito de permitir la exposición de las ideas de manera clara y coherente. Puede tener entre tres y diez hojas a espacio sencillo.



 En el ensayo no se presentan opiniones gratuitas, las ideas deben estar sustentadas con argu-mentos sólidos y de peso.



 El ensayo debe ser una combinación de ideas personales, con ideas de autores diferentes que contribuyan a confirmar las ideas propias.



 En este tipo de trabajos, los planteamientos e ideas tomadas de otros autores también deben ser respetadas, por lo cual se exige la presentación de bibliografía y de las citas correspondien-tes.



 En el ensayo las ideas se relacionan de manera coherente y fluida, no se coloca una tras otra, como sumando ideas, se trata de una composición lógica para que los resultados sean acepta-bles.



 Es indispensable un excelente manejo de las normas de gramática y redacción, y el buen uso de los signos de puntuación, para exponer las ideas de manera ágil y amena.



 Todo ensayo debe planearse, es decir, debe ser objeto de un esbozo, una especie de mapa conceptual que servirá de guía para el desarrollo posterior. En consecuencia no se debe perder de vista la idea central, se deben definir las fuentes de sustentación del argumento central apo-yadas en referencias y citas bibliográficas.



 El primer párrafo del ensayo debe servir de gancho para cautivar al lector y el párrafo final debe cerrar con tanta fuerza, que suscite nuevas inquietudes del lector hacia el tema o problema tra-tado.



 Distribuir las ideas en forma lógica, de tal suerte que cada párrafo corresponda a una idea y tenga suficiente unidad de sentido.



3. PRESENTACIÓN DE TRABAJOS ESCRITOS

Así como la elaboración de un ensayo obedece a unos criterios mínimos de concepción, elaboración y realización final, la presentación del resultado de la investigación debe cumplir con la aplicación de nor-mas de presentación física, que en el caso de Colombia, se encuentran claramente establecidas por el ICONTEC y recopiladas en el Compendio de NormasTécnicas Colombianas sobre Documentación.



Para el caso de la Facultad de Sistemas de Información y Documentación, y teniendo en cuenta las directrices establecidas por el ICONTEC en relación con la aplicación de las normas en las universida-des, a continuación se presentan las instrucciones que se deben seguir los estudiantes cuando presen-ten un trabajo de clase, en las cuales, además, se consideran los conocimientos adquiridos desde el primer semestre de la carrera en la asignatura Expresión Oral y Escrita, pilar y base del área de Investi-gación.



Todo trabajo académico que se presente en la Facultad deberá contar con las siguientes partes:

- Partes preliminares

- Texto o cuerpo del trabajo

- Partes complementarias



3.1. PARTES PRELIMINARES

Se entiende por partes preliminares aquéllas que anteceden al cuerpo o texto del trabajo, y que en términos generales, dan una visión global sobre el mismo. Se consideran partes preliminares:

- La portada

- La tabla de contenido

- Las listas especiales



3.1.1. Portada: es la primera página de todo trabajo escrito; informa sobre su contenido e incluye los siguientes datos: título del trabajo, nombre del autor, nombre del profesor y de la asignatura ante el cual se presenta el trabajo, nombre de la universidad, nombre de la facultad, ciudad y fecha de presentación del trabajo. En el anexo 1 puede verse un modelo de portada.



3.1.2. Tabla de contenido: como su nombre lo indica, informa sobre el contenido del documento escrito y presenta los títulos de los capítulos, de las divisiones y de las subdivisiones del tema a tratar en el mismo orden en que aparecen en el documento, indicando para cada uno la página dónde se localiza. Cuando es el caso. Véase el anexo 2. Incluye la existencia del material complementario.



La tabla de contenido no debe confundirse con el índice, por cuanto este último consiste en una relación alfabética de nombres, fechas o lugares geográficos que se citan en el texto. Para cada uno se indica la página exacta donde se menciona y se encuentra la palabra o el dato en cuestión. De acuerdo con su contenido el índice puede ser onomástico, geográfico, de fechas, o general, cuando mezcla todos los términos del documento al cual pertenece.



3.1.3. Listas especiales: son aquellas que registran las tablas, ilustraciones o anexos que contiene el trabajo, indicando para cada uno su título y la página en donde se encuentra, tal como puede verse en el anexo 3.



3.2. TEXTO O CUERPO DEL TRABAJO

El cuerpo o texto del trabajo es la parte central del documento. Está conformado por la introducción, los capítulos con sus divisiones y subdivisiones y las conclusiones. Las citas y notas de pie de página forman parte integral del contenido del cuerpo del trabajo.



3.2.1. Introducción: primer elemento del cuerpo del trabajo en el que el autor presenta y señala la im-portancia y orientación del trabajo, los objetivos, sus alcances y limitaciones y la metodología empleada. No debe confundirse con un resumen, ni tampoco hacer en ella un detallado recuento de la teoría, los métodos o los resultados. Tampoco se debe registrar las conclusiones. Véase el anexo 4.



3.2.2. Los capítulos: son las mayores divisiones del trabajo que estructuran el desarrollo del documen-to. Cada capítulo corresponde a un tema específico del trabajo, con un título que indica su contenido, tal como se muestra en la tabla de contenido, con las subdivisiones correspondientes, si las hubiere. Cuando el documento, por su extensión, tiene capítulos, el título de éstos se escribe con mayúscula sostenida, centrado a 5 cm. desde el borde superior de la hoja. Cuando no, los capítulos se tratan como divisiones del primer nivel.



Los títulos del primer nivel o divisiones y los del segundo nivel o subdivisiones, se escriben con mayús-cula sostenida, precedidos de los numerales correspondientes.



3.2.3. Numeración de las divisiones y subdivisiones: para la numeración de las divisiones y subdivi-siones de los capítulos se utilizan números arábigos, y se debe tener presente que al subdividir un nivel

siempre debe haber dos partes o más.



Ejemplo:

Primer nivel: 1. INFORMACIÓN

Segundo nivel: 1.1 CONCEPTO

Tercer nivel: 1.1.1 Arquitectura Esta forma de división y de numeración puede hacerse hasta tercero y más niveles. Es aconsejable limitar la cantidad de subdivisiones a cuatro, para facilitar su identificación y lectura. Todas las divisiones se deben justificar sobre la margen izquierda, sin dejar sangrías. De la cuarta subdivisión en adelante, cada nueva división se señala con el uso de viñetas, bien sean guiones, puntos o demás alternativas que ofrecen los procesadores de palabra, teniendo especial cuidado de ser consistentes en la opción elegida:



Ejemplo:

Cuarto nivel

1.1.1.1 Estructura de esta arquitectura.

- Los datos

- Los procesos de análisis

- Los modelos conceptuales (según la

clasificación científica)

- El Human-ware (quien utiliza la

información)

- Software (paquetes y programas para

su manejo)

- Hardware (equipos tecnológicos)

- Diagramación

1.1.1.2 La información producto con VIA



3.2.4. Ilustraciones: se entiende por ilustraciones las figuras o cualquier material gráfico que aparece en el cuerpo del trabajo. Las ilustraciones se numeran en forma consecutiva, en el orden en que aparecen dentro del texto y se deben identificar con un título que se escribe debajo de las mismas, precedido de la palabra Figura seguida del número correspondiente. Ejemplo: Figura 2. Diagramación del portal.



3.2.5. Citas: se entiende por citas los párrafos, proposiciones o ideas que se extraen de la obra de un autor para reafirmar o confrontar lo expresado en el trabajo. Cuando se trata de citas textuales, éstas pueden ser breves o extensas.



- Citas textuales breves: cuando la cita textual tiene menos de cinco renglones, se escribe dentro del texto entre comillas, colocando el número correspondiente al final, después de las comillas y antes del punto.

Ejemplo:

A propósito de nuestro objeto de estudio, Moreiro afirma que “en las transacciones de información intervienen uno o varios emisores y uno o varios receptores: las personas se comunican mediante sistemas individuales o sociales”3, así que nuestro análisis lo hacemos desde la perspectiva social.



- Citas textuales extensas: cuando la cita textual ocupa más de cinco renglones, se presenta separada del texto a dos renglones, en un tamaño de letra más pequeño que la del texto del trabajo, sin comillas, y se incluye como un aparte dejando una sangría de cuatro espacios a cada lado. Al final del texto se coloca el número de llamada, antes del punto.



Ejemplo:

Cuando el usuario aparece como centro del fenómeno de la información como conocimiento, se redi-mensionan los factores individuales que lo interpretan, así lo plantea Moreiro: La información se alcanza realmente desde el conocimiento, que no puede entenderse sin el aporte que realizan los factores subje-tivos. La persona interpreta la situación que da sentido al conocimiento a través de sus creencias, intui-ciones, valores, suposiciones, etcétera.



Llegaríamos así a un concepto de información protagonizado por el destinatario. Éste orienta su cono-cimiento dentro de una realidad científica y vital de continuo cambio. La información que le llega le sirve para situarse mejor y matizar el conocimiento sobre la realidad que le rodea. Su valor es por ello perso-nal de acuerdo con lo captado y sentido en un lugar y momento determinados. 4 3 MOREIRO, José A. Introducción al estudio de la información y la documentación. Medellín: Universidad de Antioquia, 1998, p.1 4 Ibid., p. 13



Las citas se identifican en el texto con un número arábigo que se enumeran en orden consecutivo y que puede ubicarse entre paréntesis, directo o como superíndice. Para la inclusión de citas al pie de la pági-na se recomienda utilizar las facilidades que ofrece el procesador de palabra.



3.2.6 Referencia bibliográfica de pie de página: es la información suficiente y precisa que facilita la identificación de la fuente documental de la cual se extractó la cita en el texto del trabajo. Como ya se dijo, los procesadores de texto permiten presentar estas notas y su numeración en forma continua. Los datos que debe contener una referencia de pie de página, en su orden, son los siguientes:

Autor. Título. Edición (diferente de la primera) Ciudad: Editorial, fecha, página de la cita. Cuando hay más de una cita al pie de la página se dejan dos espacios entre una y otra y el tamaño de la letra se disminuye en un punto.



Ejemplos:

Las citas de pie página de los ejemplos anteriores y su presentación se pueden ver a continuación:

3 MOREIRO, José A. Introducción al estudio de la información y la documentación. Medellín: Universi-dad de Antioquia, 1998, p.1 4 Ibid., p. 13



3.2.7 Uso de Ibid. y Op.cit

Cuando una obra se cita más de una vez en el trabajo, no es necesario repetir todos los elementos de la referencia bibliográfica del pie de página. En su lugar se utilizan las abreviaturas latinas Ibid y Op. cit., que quieren decir en el mismo lugar y en la obra ya citada.



Ibid. Se utiliza cuando una misma obra se cita consecutivamente, es decir, no se intercala otra referen-cia de otra obra. Para la nota de pie de página se utiliza la abreviatura Ibid. seguida de una coma, luego la letra p. y los números de las páginas correspondientes al lugar donde se tomó la cita.









Op.cit. Se utiliza cuando sea necesario citar nuevamente la obra de un autor ya citado en forma comple-ta, y las citas no son continuas. La nota de pie de página incluye: Apellido del autor y nombre, Op.cit. una coma, la letra p. y el número de la pagina correspondiente al lugar de donde se tomó el texto. Si del mismo autor se ha citado más de una obra, se deberá indicar además el título de la obra correspondiente de tal suerte que se pueda llegar con precisión a la obra citada.



Ejemplo:

(1) DAVENPORT, Thomas H. Ecología de la información: por qué la tecnología no es suficiente para lograr el éxito en la era de la información. México: Oxford Press, 1999, p. 85.

(2) MELTZER, Morton. La información: recurso fundamental de la gerencia. México: Fondo Educativo Interamericano, 1983, p. 12.

(3) DAVENPORT, Thomas H. Op.cit., p. 175.

(4) MELTZER, Morton. Op. cit., p. 43.

(5) Ibid., p.47



3.2.8 Otra posibilidad de presentar citas bibliográficas: Además de lo planteado anteriormente, que es de uso común, existen otras formas de citación entre las cuales vale la pena mencionar la que utilizan los escritos científicos de las ciencias puras y cuya presentación se describe a continuación.



- Sistema de nombre y año.

Inmediatamente después de la cita, entre paréntesis, se coloca el apellido del autor: el año de publica-ción de la obra, y la página correspondiente al lugar de donde se toma la información.



Ejemplo:

“El uso apropiado de la información es la marca distintiva de un gerente exitoso”. (Meltzer: 1983, 33)

Esta forma de cita obliga la presentación de la bibliografía citada al final del capítulo, incluyendo des-pués del autor, la fecha de publicación entre paréntesis.



3.2.9 Conclusiones: se constituye en elemento fundamental del trabajo, por cuanto presenta en forma lógica las deducciones sobre el tema investigado. No es la copia de los planteamientos de los autores consultados.



3.3. PARTES COMPLEMENTARIAS

Para los informes y trabajos escritos de la facultad, se consideran partes complementarias la bibliografía y los anexos.



3.3.1. Bibliografía: es la relación alfabética de las fuentes documentales consultadas por el autor para sustentar sus escritos: libros, artículos de seriadas, artículos de periódicos, entrevistas, conferencias y ponencias en seminarios y congresos, documentos electrónicos en línea o en bases de datos, entre otros. A continuación se presentan ejemplos de referencias bibliográficas de las fuentes documentales más comunes en los trabajos de clase.



3.3.1.1. Referencia de un libro o de un folleto, incluye en su orden: Autor. Título. Edición (diferente de la primera). Ciudad: Editorial, Año de publicación. Páginas consultadas.



Ejemplo:

DAVENPORT, Thomas. Ecología de la información: por qué la tecnología no es suficiente para lograr el éxito en la era de la información. México: Oxford Press, 1997. p. 57-134.

GUINCHAT, Claire y MENOU, Michel. Introducción general a las ciencias y técnicas de la información y la documentación. 2a ed. Madrid: CINDOCUNESCO, 1990. 555p.



3.3.1.2. Referencia de un artículo de seriada. Se entiende por seriada las publicaciones que aparecen regularmente, tienen numeración propia que las identifica y un título común que las comprende, tales

como revistas, anuarios, boletines. La referencia bibliográfica de las seriadas incluye en su orden: Autor. Título del artículo. La palabra En: Título de la seriada. Ciudad. Volumen, Vol., número, no. (período o mes y fecha); páginas consultadas. Cuando se describen los meses se utilizan las tres primeras letras de su nombre, todas escritas con letra minúscula.







Ejemplo:

ZALDIVAR C., Modesto. Políticas y estrategias en la sociedad de la información. En: Ciencias de la

información. La Habana. Vol. 29, no.3 (sep. 1998); p.33-40.



3.3.1.3 Referencias de artículos de periódicos, incluyen en su orden: Autor. Título del artículo. La palabra En: nombre del periódico. Ciudad. (día, mes, año); páginas consultadas.



Ejemplo:

MOLANO CAMACHO, Mauricio. Información: herramienta para la apertura mental. En: La República. Bogotá. (2, ago, 1996); p.5B



3.3.1.4 Referencias de artículos de suplementos de periódicos, incluyen en su orden: Autor. Título del artículo. La palabra En: Título del suplemento, nombre del periódico. Ciudad. (día, mes, año); páginas consultadas.



Ejemplo:

PALACIOS, Marco. Ciencia clandestina. En: Lecturas Dominicales, El Tiempo. Bogotá. (14, oct., 2001); p.3



3.3.1.5 Referencias de ponencias presentadas en seminarios, congresos, reuniones, incluyen en su orden: Autor de la ponencia. Título de la ponencia. En: fecha de realización: ciudad donde se realizó el evento): Título de la publicación donde aparece la ponencia, que generalmente se identifica con el nombre de memorias, conclusiones o actas. Ciudad de publicación de las memorias: Editor, fecha, páginas donde se encuentra la ponencia citada.



Ejemplo:

GOLDIN, Daniel. Extranjeros en el mundo, la hospitalidad de la lectura. En: Congreso IBBY (27°: 18-22 sep. 2000: Cartagena de Indias): Memorias. Bogotá: Fundalectura, 2001, p. 189-196.



3.3.1.6 Referencias de documentos electrónicos. En esta categoría se incluyen los programas de computador, las bases de datos, los registros en formato legible por computador, ya sea en línea (inter-net), en CD-Rom, en cinta magnética, en disco o en otro medio de almacenamiento electrónico. Se in-cluyen además los artículos que se bajan o se consultan en internet.



El acceso a internet ha multiplicado las posibilidades de contar con información electrónica en cualquier lugar y a cualquier hora y en consecuencia, con el fin de proteger la creación intelectual de los autores que ponen sus obras al servicio del mundo a través de internet, la ISO, Organización Internacional de Normalización, publicó la Norma ISO 690-2 que establece las directrices para la elaboración de las refe-rencias bibliográficas de documentos electrónicos. Los ejemplos que se incluyen en la guía se conside-ran los prototipos sobre los cuales se construye cualquier referencia bibliográfica de un documento electrónico.



Estas referencias llevan en su orden: Autor. Título. [tipo de medio o soporte físico en el cual se encuen-tra la información que se consulta] Edición. Lugar de publicación: Editor, fecha. Disponibilidad. (Acceso o consulta: día mes, año). La disponibilidad se refiere al sitio lógico donde se encuentra la información, en este caso la web.



Ejemplos:

COMITÉ DE BIBLIOTECAS DE INSTITUCIONES DE EDUCACION SUPERIOR DEL DISTRITO CAPITAL. Lineamientos para bibliotecas de instituciones de educación superior. [en línea] 2ed. Bogotá: El Comité, 2000. http://www.ucentral.edu.co (Consulta: 5septiembre, 2000) UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MÉXICO. Bibliotecas del futuro. [CD-Rom] México: UNAM, 1998.



3.3.1.7 Artículos o partes de un documento o de una revista electrónica, llevan en su orden: Autor. Título del artículo. En: Título del documento principal



[tipo de medio o soporte en el cual se encuentra la información que se consulta] Vol. (no.), fecha; extensión en páginas. Disponibilidad. (Acceso o consulta: día mes, año)





Ejemplo:

LIANG, Chauser Chaoyun. Critical success factors for reinventing the academic library. En: Reference review, [on line] Vol. 127 (no.2), 1998; p.127-133 http:/www.emeraldlibrary. com/brev/24027bbl.htm (Ac-ceso: 10 agosto, 1999).



3.3.1.8 Presentación de la bibliografía.

Las referencias bibliográficas que integran la bibliografía, se ordenan alfabéticamente por apellido de autores, nombre del autor corporativo o de los títulos, cuando no aparece autor personal o corporativo. Cuando haya dos o más referencias de un mismo autor, se ordenan alfabéticamente según los títulos, el autor se escribe sólo en la primera referencia, de la segunda en adelante su nombre se sustituye por una línea de ocho rayas continuas. Cuando la referencia ocupe más de dos renglones, el segundo renglón y subsiguientes se continúan contra el margen izquierdo, sin ninguna sangría. Entre referencia y referencia se dejan dos espacios verticales. La paginación de la bibliografía, sigue la secuencia de la paginación del documento. Como ejemplo véase el anexo 5.



3.3.2 Anexos: parte que complementa el cuerpo del trabajo y que tiene relación con el contenido o tema tratado en el mismo. Cuando el trabajo incluye anexos, éstos se colocan después de la bibliografía. Se identifican con la palabra Anexo seguida del número consecutivo que les corresponda, y a continuación el título del anexo, escrito sobre la margen izquierda sin dejar sangrías, tal como puede verse en el anexo 5. El anexo debe indicar la fuente, cuando no ha sido elaborado por el investigador.



3.4. CONSIDERACIONES FINALES

A la hora de presentar formalmente el trabajo final, es importante, además de las instrucciones anterio-res, tener en cuenta las siguientes consideraciones que garantizan mayor uniformidad y que pueden utilizarse desde el procesador de palabra:

 Todas las márgenes del documento son de 3 centímetros.

 El trabajo se presenta a un solo espacio vertical o renglón y se utiliza una sola cara de la hoja. El tipo de letra que se sugiere es el Arial con un tamaño entre 10 y 12 puntos.

 Todos los párrafos del documento comienzan contra la margen izquierda, sin dejar sangrías.

 Cuando por razón de la extensión el documento está dividido por capítulos, cada capítulo debe empezar en una nueva hoja. Los títulos de los capítulos se escriben a 5 cm del borde superior de la hoja y se separan de sus respectivos contenidos por tres espacios verticales o renglones.

 La paginación del trabajo se hace con números arábigos consecutivos, hasta la última página del documento, y se sugiere que se realice en la margen inferior utilizando la facilidad del proce-sador de palabra.

 Cuando sea necesario resaltar algún texto se puede usar la negrilla o la cursiva.

 El uso de las abreviaturas debe estar normalizado y en consecuencia utilizar los estándares na-cionales e internacionales.

 El trabajo se redacta de manera impersonal.

 El documento escrito debe tener una presentación nítida y ordenada, sin errores de ortografía y especialmente con una buena redacción y clara expresión de las ideas.



Anexo 1. Modelo de portada

LA INFORMACIÓN Y EL DESARROLLO

EMILIA SANTIESTEBAN DÍAZ

Código 33971243

Profesora

GLORIA PONJUÁN DUARTE

Sociología de la información

UNIVERSIDAD DE LA SALLE

SISTEMAS DE INFORMACIÓN Y DOCUMENTACIÓN

21 de septiembre de 2002

















Anexo 2. Esquema de la tabla de contenido

CONTENIDO

Pág.

INTRODUCCIÓN 2

1. INFORMACIÓN 3

1.1 CONCEPTO 3

1.1.1 Arquitectura

1.1.1.1 Elementos de la arquitectura informativa

1.1.1.2 La información es un producto con VIA

1.1.2. Alcance del concepto

1.2 EL PROCESO INFORMATIVO 7

1.2.1 Información e informar

1.2.2 Comunicación e información

2. LOS SUJETOS DEL PROCESO INFORMATIVO 9

2.1 LOS SUJETOS EMISORES 9

2.1.1 El sujeto que incorpora el mensaje

2.1.2 El sujeto que conserva el mensaje

2.1.3 El sujeto que comunica el mensaje

2.2 LOS SUJETOS RECEPTORES 13

2.2.1 Relaciones psico - sociales entre sujetos emisores y sujetos receptores

2.2.2 Tipología de los sujetos receptores

3. CONCLUSIONES 19

Bibliografía 21

Anexos 22



Anexo 3. Listas especiales

LISTA DE ANEXOS

pág.

Anexo 1. Esquema de la portada 17

Anexo 2. Esquema del Contenido (Tabla) 18

Anexo 3. Lista de Anexos 19

Anexo 4. Ejemplo de Introducción 20

Anexo 5. Ejemplo de Bibliografía 21



Anexo 4. Ejemplo de Introducción

INTRODUCCIÓN

La era post - industrial se ha caracterizado por el crecimiento exponencial de la información, elemento sin el que los procesos implicados en todas las actividades humanas estarían destinados al fracaso. El propósito de este trabajo es el de presentar un breve análisis de la Sociedad de la Información, desde las perspectivas social, cultural y tecnológica, enfatizando en el impacto sobre el desenvolvimiento de la vida individual, organizacional y nacional.



La primera parte analiza el marco conceptual de la información, su arquitectura y elementos. Igualmente estudia la comunicación como proceso fundamental que posibilita la circulación de la información.



En la segunda parte hay un estudio sobre los sujetos implicados en el proceso informativo: los sujetos emisores y los sujetos receptores, identificando sus características y relaciones psico - sociológicas mutuas.



Puesto que la información es materia prima de procesos, este trabajo también analiza la tipología y caracterización de los sistemas responsables del flujo de información, así como de su análisis y organización, de su almacenamiento y conservación y de adecuar los canales que propicien su difusión transparente, ágil y oportuna, a fin de potenciar el valor de la información como recurso de desarrollo con el que cada individuo pueda interpretar la realidad y asumir sus responsabilidades que le lleven a la plenitud de sus potencialidades. Siendo también factor indiscutible que en las organizaciones respalda la racional toma de decisiones que les permita responder a las exigencias de la competitividad en un mundo globalizado.







Anexo 5. Ejemplo de bibliografía

BIBLIOGRAFÍA

BENITO Ángel, Alfonso. Fundamentos de teoría general de información. Madrid: Pirámide, 1982. p.107-136.

CARVAJAL, Alfonso. La gestión de la información en ciencia y tecnología. En: Congreso Nacional de Bibliotecología (5: 1998 julio 21-24: Medellín)

CURRAS, Emilia. La información en sus nuevos aspectos: ciencias de la documentación. Madrid: Para-ninfo, 1988. p.25-30.

DAVENPORT, Thomas. Ecología de la información: por qué la tecnología no es suficiente para lograr el éxito en la era de la información. México: Oxford Press, 1999. p.197-201.

HEDGES, Burke. Lea y hágase rico: cómo el poder subyacente de la lectura puede enriquecerlo a usted en todas las áreas de su vida. Buenos Aires: Time & Money Network, 2001. p.75-77

MARTÍNEZ C., Juan Antonio. Teoría de la información documental. Madrid: Síntesis, 1995. 256 p.

MOLANO, Mauricio. Información: herramienta para la apertura mental. En: La República (2 agosto 1996); p.5B.

MOREIRO, José Antonio. Introducción al estudio de la información y la documentación. Medellín: Uni-versidad de Antioquia, 1998. p.3-59.

________. Introducción bibliográfica y conceptual al estudio evolutivo de la documentación. Barcelona: PPU, 1990. 30-50

MOTA, Ignacio de la. Función social de la información. Madrid: Paraninfo, 1988. p.65-122. PRACTICING KNOWLEDGE MANAGEMENT. [en línea] URL: (Consulta: 22 ene-ro, 2001)

ZALDIVAR C., Modesto. Políticas y estrategias en la sociedad de la información. En: Ciencias de la Información. La Habana. Vol. 29,no.3 (sep.1998); p.33-48.



1 comentarios:

  1. Muy buen Blogs Gracias Profesor, me ayudo mucho para elaborar mi monografia soy estudiante del IUTIRLA extension maturin (EDO.monagas) Saludos!!

Publicar un comentario en la entrada